El Problema Carcelario Argentino

Se encuentran muchos hombres que hablan de libertad, pero se ven muy pocos cuya vida no se haya consagrado, principalmente, a forjar cadenas. Gustavo Le Bon

El colapso en el Patronato de Liberados, Informe de Clarín X

Publicado por Darien en 29 junio, 2010

El Diario Clarín el día 6 de junio nuevamente informo sobre la mala situación del Patronato de Liberados en la provincia de Bs. As.

Por la extensión territorial de la provincia, el número de personas bajo tutela (38.500), los escasos recursos presupuestarios y su desvinculación con otros entes estatales, el Patronato de Liberados tiene una misión casi imposible”. El diagnóstico forma parte de los estudios que recibió el Gobierno bonaerense y que lo empujaron a impulsar una reforma en el sistema de control de los condenados o procesados que están en libertad.

Según anunció a Clarín el subsecretario de Política e Investigación Criminal del Ministerio de Seguridad y Justicia, César Albarracín, en un mes se presentará a la Legislatura una propuesta de modificación de la Ley que regula el Patronato. Buscan separar las cuestiones “asistenciales” de las de “control” porque, está claro, la situación actual es de colapso. También quedará establecido que el Patronato podrá trabajar en forma conjunta con otros entes del Estado para reforzar el alcance territorial. Hoy, el patronato tiene 1.150 empleados y seis delegaciones.

Los condenados o procesados que actualmente están en libertad por algún tipo de beneficio en la Provincia de Buenos Aires son cerca de 12.500 (el resto del total de 38.500 son tutelados que nunca pasaron por una cárcel, como los involucrados en casos de probation). En el mismo período de 2008 las personas encausadas en la misma situación eran 10.000. Esto significa que los excarcelados en la provincia crecieron un 25% en los últimos dos años.

Según fuentes oficiales del Ministerio de Justicia bonaerense, el 11 por ciento de quienes logran salir así de prisión vuelve a delinquir. Sin embargo, visitadores sociales consultados por Clarín dicen que el nivel de reincidencia supera el 35 por ciento.

De acuerdo con lo establecido por ley tiene que haber un asistente social cada 30 excarcelados. Según datos del Ministerio de Justicia bonaerense, ahora la escala es de 1 cada 32.

Sin embargo, César Baliña, miembro del Consejo Directivo de ATE y delegado de los trabajadores del Patronato de Liberados Bonaerense, asegura que en muchos lugares, por falta de personal, hay un trabajador cada 100 o 120 ex convictos. Esto es así porque en lugares de gran densidad poblacional, como el conurbano, hay muchos más casos a seguir que en el interior provincial.

Clarín consultó con asistentes sociales del Patronato que están encargados de ir a visitar liberados. Pidiendo reserva de identidad, se quejan de que los presos salen a la calle sin ningún tipo de contención por parte del Estado. “Nosotros pedimos que, al menos, los incluyeran en planes sociales, pero no quisieron. Hace 5 años se lanzó un programa de préstamos para microemprendimientos por $3.000, pero para que un excarcelado acceda al beneficio tiene que cumplir tantos requisitos que, si se lo otorgan, lo recibe pasados los seis meses”, explica uno de los asistentes consultados. El problema es que la mayor tasa de reincidencia en el delito se da, justamente, en los primeros tres meses luego de la liberación.

“También hay otro plan (llamado POSPE, Programa Postpenitenciario) de $3.000, pero son muy pocos los que acceden a él”, contaron las fuentes.

El tema presupuestario no es menor. El Patronato dispone de una caja chica de 1.000 pesos para distribuir entre 600 liberados. Y ese dinero debe alcanzar para 45 días. Se usa para viáticos, medicamentos (muchos tienen HIV) y alimentos. Los visitadores reciben 9,50 pesos por día para poder viajar a ver a sus tutelados. Los contactos con los liberados se producen dos o tres veces al mes. Los que viven en barrios muy peligrosos ni siquiera son visitados.

No hay reglas claras y los trabajadores sociales no tienen una capacitación específica en el área penal. “La mayoría de los tutelados nos piden trabajo a nosotros. Eso es desesperante, porque no tenemos nada con qué ayudarlos. Muchos no trabajaron nunca y tampoco tienen un currículum, no saben qué hacer, por eso muchos vuelven a robar. El gobierno bonaerense no hace nada para reinsertar a estas personas”, aseguró a Clarín uno de los asistentes sociales que trabajan diariamente en el tema.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 213 seguidores

%d personas les gusta esto: